Nuestra Casa de Estudios fue una de las pocas instituciones que mantuvo los honorarios de los músicos de la Orquesta y Conjunto Folclórico en un complejo periodo donde los conjuntos estables tuvieron que reinventarse y mostrar obras en plataformas virtuales.