El proyecto fue uno de los 34 elegidos entre más de 100 iniciativas presentadas y permitirá desarrollar modelamientos de pronósticos sobre la producción de miel en función de variables climáticas, a la que podrán acceder los productores de miel a través de una aplicación móvil.