La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso es uno de los primeros planteles chilenos en reactivar la movilidad internacional hacia otros países.