Disponible se encuentra el “Informe Nacional Covid-19 y los medios en Chile: La pandemia en las redes sociales”, el cual reporta resultados nacionales obtenidos por el proyecto ANID-COVID “Análisis y monitoreo automático del rol del periodismo y los medios en sus diferentes plataformas durante las fases de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 en nueve países de América, Europa y Asia”.

El estudio analizó la presencia de las fuentes informativas en la cobertura del primer año de la pandemia. Al respecto, Claudia Mellado, investigadora principal del proyecto y académica de la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, señala que “nuestros resultados en Chile muestran que las publicaciones en redes sociales de las principales organizaciones de noticias del país otorgan un claro poder al Estado por sobre otras voces en la construcción de las noticias pandémicas, así como una fuerte orientación de élite en su cobertura”.

Como señala el informe, casi el 60% de las fuentes de noticias publicadas en redes sociales por medios nacionales corresponden al mundo político, mientras que las fuentes científicas y educativas fueron proporcionalmente menos importantes para los medios en Chile que para los medios en otros países.

El estudio también da cuenta de la escasa adaptabilidad de los medios en el contexto digital: “este resultado evidentemente sugiere que las jerarquías tradicionales de noticiabilidad usadas por los medios de comunicación tradicionales, parecen en realidad ser replicadas en sus plataformas digitales”, menciona la académica.

La iniciativa que lidera la profesora Claudia Mellado, es una de las cuatro propuestas regionales que se adjudicó el fondo ANID-COVID que CONICYT lanzó el 2020 en el contexto de la pandemia. El proyecto es un estudio comparativo, en el que también trabajan académicos de otros países.

«Desde el comienzo de la pandemia, el rol del periodismo y los medios ha sido altamente criticado por científicos, chequeadores de datos, políticos, el mundo de la salud y el público en general, por causar pánico innecesario, promover conductas de riesgo, difundir información falsa, generar una falta de confianza, confiar demasiado en fuentes oficiales, politizar la cobertura y proporcionar una cobertura condescendiente y poco crítica de la crisis. El proyecto COVID-ANID que nos adjudicamos el año pasado ha sido fundamental para testear empíricamente muchas de estas acusaciones”, indica la docente.

Los interesados pueden descargar el informe en www.covidymedioschile.org

Escuela de Periodismo